¿Y ahora qué?

30
Shares
.

Una vez que tengamos la imagen de «lo que será después», volveremos nuestra atención al «y ahora, ¿qué?». ¿Cómo debemos vivir hoy teniendo en cuenta las verdades sobre lo que aún ha de venir? Las promesas de Dios para el mañana deberían causar un efecto drástico en nuestra forma de vivir cada uno de los días que nos queden en este cuerpo. Nuestra vida debe estar llena de propósito, de paz y de esperanza. Hemos sido llamados a vivir hoy como vamos a vivir por toda la eternidad. ¿Es posible que haya una vida mejor que esa?

Tal vez hayas perdido a alguien a quien amas profundamente, y lo eches de menos, como me pasó a mí; y quieres saber dónde se encuentra. O tal vez te estés enfrentando con una enfermedad o una circunstancia que amenaza con arrebatarte la vida y estás asustado. Es posible que tu salud sea impecable en estos momentos, pero consideres lo inevitable y quisieras convertir tu preocupación en un poco de esperanza y de expectación.

Shares
.