Cómo hacer para que al leer la Biblia, ¡no te aburras!

3808
Shares
.

Artículo extraído del libro: “Besando Mis Rodillas” de Jesús Adrián Romero.

¿A cuántos les aburre leer la Biblia? El reconocido cantautor Jesús Adrián Romero cuenta en su nuevo libro “Besando mis rodillas” que hizo esta pregunta a un grupo de jóvenes y el noventa por ciento levantó la mano. Seamos sinceros, seguramente si hubieras estado en ese grupo tú también la hubieras levantado.

La respuesta no le sorprendió al famoso cantante y compositor, de hecho la esperaba y por eso luego les preguntó acerca de las razones por las cuales leían la Biblia y las respuestas fueron variadas pero parecidas. «La leemos porque es la Palabra de Dios», «la leemos porque somos cristianos», «para crecer espiritualmente», «para aprender cómo vivir», «para memorizar versículos y usarlos en momentos de necesidad». Después de escuchar sus respuestas les dijo que aunque sus respuestas eran correctas, explicaban por qué se les hacía aburrida. Habían aprendido a leer la Biblia como un acto religioso, la veían solo como un manual para vivir. ¿Te sientes identificado?

Cuando se lee la Biblia como si fuese un manual, ignoras el espíritu con el que fue escrita y se convierte en una carga. En su libro, Jesús Adrián explica que el problema no está en la Biblia, sino en la manera en que la leemos.

Curiosamente, cuando en la Biblia se habla de leer la Biblia se relaciona con el deleite, no con el aburrimiento.

Sabías que cuando los rabinos enseñaban la Biblia a niños y adolescentes, antes de empezar a leerla los invitaban a meter la punta del índice en miel y luego la probaban. La idea de los rabinos era transmitir que la Palabra de Dios es un deleite y se debía disfrutar, como se disfruta la miel.

La Biblia es un libro que se puede disfrutar al punto de perderte en él. Este tipo de acercamiento a la Biblia es muy difícil de tener, ¡pero no imposible! Cuando pienses en la Biblia debes darte cuenta que es un libro maravilloso y sumamente interesante.
Es un libro antiguo, 
lleno de misterio. Es poético y sublime,
 pero a la vez crudo y severo.

Muchos piensan que la Biblia no se puede leer ni disfrutar como cualquier libro, pero ¿por qué? ¿quién dice esto? La Biblia se compone de diferentes géneros y estilos literarios. Ponte a pensar en sus pasajes, tomemos como ejemplo la petición que le hizo el rey Saúl a David para que se casara con una de sus hijas. En vez de pedirle una dote, le pide que le traiga los prepucios de 100 filisteos. «David se puso en camino con sus hombres, mató a doscientos filisteos, se llevó sus prepucios y se los entregó al rey para poder ser su yerno. Entonces Saúl le dio a David a su hija Mical por esposa» (1 Samuel 18.27, blp).

¿Aburrida la Biblia? Más que Biblia, parecen ser guiones para películas de horror y acción. Los pasajes claramente describen la condición de la raza humana hace miles de años. La Biblia es una ventana abierta al mundo de la antigüedad.

Cuando lees pasajes así te das cuenta del rico contenido literario y espiritual en la Biblia. Hay pasajes de todo tipo, ¡hasta para los enamorados! Hay tantas historias que nos van a desafiar y nos llevarán a cuestionar muchas cosas. Al leer la historia del joven rico debe hacer que nos preguntemos: ¿estaría yo dispuesto a venderlo todo y darlo a los pobres?

La historia de la negación de Pedro. ¿Actuaría como Pedro? ¿Haría yo lo mismo? ¿Lo negaría? A menos que experimentes la Biblia de una manera interactiva, no la has leído.

Cuando leas la Biblia interactúa con ella, analízala, trata de encontrar a Jesús en sus pasajes. Como los libros ¿Dónde está Waldo? Si alguna vez te tocó verlos, a veces era fácil encontrar a Waldo en el dibujo, pero a veces no. Se convertía en un trabajo de equipo el tratar de encontrar a Waldo. Trata de encontrar a Jesús, sus promesas y su gracia en todos los pasajes.

¡Empecemos a leer con ojos nuevos este maravilloso libro!

Shares
.